El arte de inmigrar

Bailando al ritmo de inmigrante

“El baile es un arte, donde el movimiento del cuerpo en armonía, usualmente con la música crean una conexión de nuestro ser, nuestro sentir y nuestro entorno. Una forma de expresión con esencia de arte, usada para el entretenimiento y el romance. Es el lenguaje del cuerpo diciendo cosas que la mente no sabe cómo…”

Bailar e Inmigrar:

De niños en las fiesta veíamos a los adultos bailar, no entendíamos que hacían, era como un juego, pero, eran adultos y que raro si ellos no juegan. Abuelitas sonreír moviendo sus cuerpos graciosamente, como si fueran jóvenes arrugaditas, los tíos gruñones felices y todos reían, todos al ritmo de la música, eran felices, que gracioso era verlos.

Algún familiar cercano al notar que observábamos, nos jalaba de un brazo y nos llevaba a la pista y ahora ¿qué hacemos? ¿cómo se hace esto? No estoy preparado, ¿No sé qué hacer? Todos comenzaban a mirarme y las risas de felicidad las comienzo a sentir como burlas, quiero correr a esconderme, no quiero que me miren más. Así salía de la pista llorando, humillado y molesto. Pero el baile que hace feliz a tantos, cuando no entiendes su propósito puede hacerte llorar.

Así exactamente es inmigrar. Ver a tu alrededor como todos en ese nuevo país se ven felices, no parecen tener grandes problemas, ni inseguridad, ni temor por sus vidas o sus bienes, el dinero no parece un problema, carros modernos, todo limpio y ordenado, casas grandes, todo como en las películas de final feliz. Como una gran pista de baile, donde todos están felices. ¿Cómo aprendo a bailar así?

Un inmigrante que respeto mucho, Jorge Millan, me contó una vez una historia que marcó mi vida y con mucho respeto desarrollo a continuación a mi propio estilo:

Era una importante fiesta donde estaba el gran jefe y su familia. Todos bailaban ritmos latinos y Jorge en particular se consideraba un gran bailarín, posiblemente el mejor de la fiesta, experto en sacar a la pista a las “veteranas baila sillas”, definidas como: Esas señoras de avanzada edad, que pasaban toda la noche moviéndose en sus sillas al ritmo de la música y mirando a la pista como quien añora el feliz pasado. Pero nadie se atrevía a sacarlas.

Para Jorge esa era su especialidad y ya tenía fijado su objetivo. La madre del gran jefe: Señora mayor de unos 69 y algunos más, moviendo la silla y mirando a la pista. La oportunidad perfecta… Así avanzó Jorge hacia su presa decidido y esta accedió complacida a salir a la pista. Ya él sentía que la victoria lo abrazaba y a continuación volteó hacia el gran jefe y mirándolo a los ojos, le lanzó una sonrisa de conquista.

La canción perfecta y el momento exacto, comienza el baile y rápidamente Jorge hace uso de sus destrezas, para destacarse. Pero enseguida nota, que algo falta, algo no está… ¡Es el ritmo! que no salió con ellos a la pista.

La madre del jefe baila con un ritmo que definitivamente ella invento y un par de pisotones pusieron en peligro el momento de gloria. Jorge con todas sus destrezas no pudo lograr que ella siguiera al menos un paso de los de él, ni bajando el ritmo, ni subiendo, ni esperándola. Definitivamente la gran mamá no conocía la universal regla de que la mujer siga a su alfa.

Entonces pensó, “si no me sigue a mí, la sigo yo a ella” y comenzó la estrategia de buscar los pasos correctos que coincidieran con los de la mamá del jefe. Par de pisotones más, acompañados de un ¡auch! generó una mirada fija muy seria e instigadora del gran jefe desde su mesa, las cosas no iban bien y la tensión en forma de transpiración comenzó a descender por su frente. Jorge pensó que posiblemente era una de las peores ideas que había tenido jamás.

Después de un poco de sudor nervioso, algunos ¡auch! más, Jorge pensó: “Si no me siguió a mí… Si no puedo seguirla… Pues bailemos cada uno por su lado entonces”, así que la soltó y comenzaron a bailar cada quien a su ritmo, nada tenía sentido, solo se movían y fue cuando él pudo observar como la señora a pesar de los pisotones había mantenido durante todo el encuentro rítmico atípico una gran sonrisa que iluminaba su arrugado rostro. Jorge noto que mientras él sufría por quedar bien, ella pasaba uno de los mejores momentos en mucho tiempo y entonces agrego algunos pasos graciosos y enseguida notó como el jefe mostró una medio sonrisa, la señora estaba feliz y la crisis paso.

Aprendió esa noche que es más importante saber adaptarse rápidamente que ser el “mejor bailarín” y sobre todo que las miradas de los demás no son lo importante, ya que nunca sabrás que hay en sus mentes en realidad. Lo importante es la sonrisa de los que dependen de ti… Eso es lo verdaderamente importante.

La inmigración es una experiencia única, la percepción del cambio influye en tu inconsciente y en el de otros de tantas formas como: miedos, inseguridades, frustraciones, distracciones que se pueden generar en cualquier momento. Pero existen 4 principios de la danza migratoria que debemos conocer para bailar sonriendo y bailar siempre.

1. Bailar con un paso, el primero: “Mueve un pie… y el otro lo sigue…” Así es como se aprende cualquier movimiento. Como me enseñó mi gran amigo y cuasi gurú migratorio Carlos Bermúdez “No es una carrera de velocidad, es una carrera de resistencia”. Un paso a la vez, “pasito a pasito, suave suavecito…“ Así es que se aprende a bailar un nuevo ritmo y antes de que lo notes, ya estarás dominando la pista, no te presiones, paciencia y constancia son tus mejores maestros para bailar la migración como los grandes.

2. La música: No solo es escucharla, también hay que aprender a sentirla, entenderla, conocer su compás, su ritmo, sus pausas y su velocidad. Eso, si de verdad quieres bailar bien, debes aprender a anticiparte al próximo ritmo, debes observar, escuchar, sin comparar, sin criticar y menos pensar que la música de la que vienes es mejor. Si eso crees, entonces, ¿qué haces bailando aquí? La música es una expresión del ser humano, adoptada por un grupo importante como suya, su identidad, con sus virtudes y defectos. Exactamente como la sociedad y las costumbres sociales. No va a sonar diferente solo porque tú no la entiendas, siempre hay que escuchar, ver, aprender, practicar y repetir. Para que seas un maestro de este ritmo nuevo y te puedas mover como un experto.

3. Bailar para reír no para sufrir:
Para bailar bien hay que tener cierto talento, algunos lo tienen innato, otros deben practicar mucho para desarrollarlo, pero lo más importante es querer bailar y estar dispuesto a ser un gran bailarín; porque si no, el esfuerzo inicial de aprender y caer, los dolores en los pies, el cansancio, el sudor, el tiempo y el ridículo; Sin voluntad, sin propósito, metas, sueños y objetivos, te va hacer dar vueltas sin ritmo y terminarás derrotado, cansado y frustrado. Si ríes ya ganaste, porque en la vida gana, solo aquel que ríe más y para reír siempre solo necesitas encontrar un propósito y disfrutar de todo lo demás.

4. El baile es movimiento: Si no te gusta la música muévete a donde suene tu canción, si no te gusta el ritmo muévete a donde encuentres el son y si no la encuentras, pues síguete moviendo. Eres un inmigrante, ya dejaste todo ¿qué temes perder? Y recuerda tampoco eres un árbol, así que síguete moviendo hasta donde encuentres tu lugar, el lugar donde te provoque siempre reír y bailar.

“Y baila siempre…
Nunca dejes de bailar…
Que bailar llena el alma…
Y te da felicidad…
Te da fuerzas para el viaje…
Y contagias felicidad…
No importa si estas descalzo o
Con zapatos de tap…
Bailar con una sonrisa…
Porque bailar es libertad…”

  • author's avatar

    Por: Manuel Perez

    Director Ejecutivo y fundador de Casabe Soul

    Original de Caracas, Venezuela

    Abogado, empresario, profesor, emprendedor desde niño, poeta de la vida, soñador con la firme convicción de que puede construir un mundo mejor comenzando con una sonrisa. Fotógrafo profesional de Pasión y Amante de la música (DJ). Actualmente inmigrante en los Estados Unidos y dedicado al mundo de la educación Online.

  • author's avatar

  • author's avatar

    Los buscadores
    El arte de inmigrar

    Ver todos estos posts del autor

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Versión digital

En Video

¿Buscando entrenar? Te brindamos algunos consejos que te ayudarán con el proceso