Política internacional

Brexit: ¿Inmigrantes en peligro?

Tras la jornada refrendaría (2016) en la que los votantes británicos sentenciaron la salida de Reino Unido de la Unión Europa con un 51,9% de aprobación, la situación no ha planteado el mejor de los escenarios a futuro para el país europeo. La decisión ha traído consecuencias importantes en distintas área, tanto para Reino Unido como para la UE, hecho que pone en evidencia las implicaciones de la salida de la integración de uno de los países más importantes de la región.

La dimisión del Primer Ministro, David Cameron, supuso la reordenación del gabinete británico. Theresa May, líder del partido Conservador y Unionista se convirtió en la nueva Primera Ministra, quien ha demostrado mano dura e instinto político para llevar a término el proceso de salida. Sin embargo, lo importante a destacar son las graves consecuencias que ha traído el Brexit.

Las secuelas económicas y políticas del proceso han sido ampliamente destacas, no obstante, las consecuencias sociales han sido también determinantes. El Brexit ha legitimado e incrementado el sentimiento de “los británicos primeros”, aumentando el desdén hacia los inmigrantes. Medidas como, la petición del listado de extranjeros a empresas y escuelas, han aumentado el sentimiento identitario en la población, acciones que muchos han llegado a catalogar como un acto de xenofobia.

Asimismo, de concretarse el Brexit, el principio de libre movimiento de personas por los 28 Estados arruinaría las ventajas de tal condición, aplicando una política de control de fronteras que resultaría perjudicial para trabajadores, estudiantes, residentes, turistas, así como también afectaría las relaciones comerciales.

A este respecto, la Primera Ministra británica ha sido enfatiza al aclarar que, “Nadie se enfrentará a un abismo”; así lo expresó en la cumbre de líderes de la UE celebrada en Bélgica. May, también afirmó que después del Brexit los ciudadanos que residen legalmente en Reino Unido podrán contar con los mismos derechos que los ciudadanos británicos.

Sin embargo, las recientes reuniones entre los máximos negociadores de Reino Unido, David Davis, y la Unión Europea, Michel Barnier, en Bruselas; han dejado muy en claro que aun existen desacuerdos en cuanto a los derechos de los ciudadanos británicos instalados en la Unión Europea y los ciudadanos europeos que residen en Reino Unido. Hasta ahora, la solución se encamina a resolver la controversia a través de las intermediaciones del Tribunal de Justicia de la Unión Europea.

Por ahora el proceso de salida de Reino Unido de la Unión Europea es cada vez más tangible pero también más complejo, y los líderes de Europa deben preocuparse por sentar las bases a fin de delinear las políticas que adecuen una convivencia pacífica y segura, a futuro, entre los miembros de la unión y Reino Unido.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Versión digital

En Video

¿Buscando entrenar? Te brindamos algunos consejos que te ayudarán con el proceso