Entrevista

Guillermo Otero: “La risa tiene un poder ilimitado”

Venezolano, payaso humanitario, líder internacional de yoga de la risa y su rol más importante, Presidente de la Fundación LEPO

Cuándo vi a Guillermo por primera vez fue en una sesión del yoga de la risa en el Parque del Este (Caracas). Me pareció un moderador que radiaba buena vibra y gran sentido del humor. Ese día lleno de muchos “ja ja ja” mi vida dio un pequeño giro, me sentí tan bien que empecé a ver las situaciones del día a día desde otro punto de vista. Comencé a seguirlo en sus redes sociales con la intención de curiosear más sobre en qué consiste esta actividad y dónde hacían más sesiones. Para mi sorpresa, Guillermo no solo se quedó como un gran personaje de la risa, sino que además cumplía varias funciones humanitarias como payaso y fundador de LEPO (La Esencia de lo Posible) lo que llamó mi atención.

La plaza de Los Palos Grandes nos acogió para realizar esta entrevista, el buen clima y el olor a café de fondo también estuvieron presentes.

De 28 años de edad, tercero de cinco hermanos, geminiano, informático, amante de la malta, Guillermo se define como todo un rebelde.

Yo creo que nací caído, con una “condición” entre comillas, de venir al mundo con labio leporino, el cual siento que no me define, más evidentemente hay una incidencia allí, hay una influencia, y yo le agradezco a la vida, que nací de esa manera, porque a lo mejor si nazco de otra no hubiera elegido este camino. Y ¿cuál es esta vía? Sinceramente no lo sé, es un camino en el que sé que hago bien, que hago mal también, en el que siento que debo hacer lo que tengo que hacer. Parte de ese avance esencial de mí, parte de ese imperfecto perfecto, es lo que me ha motivado a creerme que puedo cambiar el mundo empezando por mí. Creo que el momento en que empezamos a reconocernos, es el momento en el que empezaremos a hacer la esencia de lo posible, que es el nombre de mi fundación.

Hablemos de LEPO… ¿Cómo surge la idea de crear una fundación?

Desde niño, mis padres nos inculcaron a mis hermanos y a mí el hábito de la compasión, de ayudar, de amar a los animales, mi papá era un gran amador de los animales y siempre he tenido esa semilla de ayudar al otro. Hace 4 años atrás entré a una fundación de payasos de hospital en la que estuve enamorado de la labor, allí inició una nueva etapa de mí. De hace dos años para acá las vueltas de la vida han sido inesperadas, salgo de esa fundación, en una etapa muy difícil de mi vida. Un día, en un autobús filosofando y arrecostado de la ventana me pregunté: Si yo hiciera una fundación, ¿cómo la llamaría?, ¿para qué yo quiero una fundación?, ¿cómo hago para que la gente entienda que ellos son la esencia de lo posible? Dije ¡wow! ahí está “La Esencia de lo Posible”, así nació LEPO, el 90% de las personas cree que es por leporino, pero no es así, eso fue mucha coincidencia, lo que realmente me motivó fue el problema del país.

LEPO se funda un 4 de septiembre de 2015 y nos ha ido muy bien. Decidí algo distinto, que es el payaso humanitario, no renunciar a mi nariz, seguir utilizando mi nombre de payaso que es “Cometa” haciendo lo que me gusta. Dejé un trabajo de ocho de la mañana a cinco de la tarde que me ataba a una silla de mi profesión universitaria y dedicar el 100% a la fundación, no ha sido fácil, no lo niego, pero dime tú ¿qué sueño lo es?

Guillermo entrega lo mejor de sí para su fundación desde tempranito, se levanta a las 5:00 a.m. y muchas veces se acuesta a las 2:00 a.m. armando planes, realizando el diseño gráfico para los posteos en redes sociales y además los trabajos más difíciles, entre ellos, buscar y convocar voluntariado, pedir permisos en hospitales para las visitas y más. Un 70% de su día lo dedica a LEPO.

Tengo un equipo que me ayuda en la distancia y aquí en Venezuela, tengo una diseñadora que me aconseja. La junta directiva por la situación, tuvo que irse del país, tres de ellos se fueron; aparte tengo una maestra argentina, es una payasa terapéutica con más de 20 años de experiencia, me entrena desde la distancia y me ayuda a crear herramientas para hacer prácticas de clown en los hospitales.

¿En qué consiste el yoga de la risa?
Es una actividad que emplea técnicas del día a día transformándolas en risas para que te mantengas en el aquí y en el ahora mediante respiraciones profundas, sistemáticas y simuladas, por ejemplo, el hábito del enojo. La risa sistemática no necesariamente tiene que causarte gracia, porque se ha descubierto científicamente que el cerebro no distingue entre una risa impulsada por la gracia o simulada, ya que igualmente segrega las mismas sustancias que es la dopamina y serotonina que son de la felicidad, llevándote al bienestar.

¿Cómo ha sido la unión entre el yoga de la risa y el payaso humanitario?
-Los cimientos operacionales de labor más fuertes que tiene LEPO es el payaso humanitario y el yoga de la risa, yo soy líder internacional de yoga de la risa desde hace dos años y soy payaso desde hace cuatro años, evidentemente uno complementa al otro y viceversa y es que ambos buscan algo en común y es la felicidad, con la diferencia de que el payaso busca que se rían de él y el yoga de la risa busca que tú te rías por ti mismo sin necesidad de un motivante. El momento en que las personas se ríen de su propia risa es genial, es delicioso, es bello verlo.

UN COMETA QUE APARECE CUANDO NADIE LO LLAMA

Como proceso de su labor con la anterior fundación, Guillermo tuvo que escoger un nombre significativo, el cual representaría su payaso humanitario. La conexión espiritual que posee con su padre le ayudó a escoger este divertido nombre.

¿Quién es Cometa?
Yo a mi papá le decía “Gran Cometa”, porque cada vez que el pasaba por mi vida, me la cambiaba y yo quería hacer eso con los demás, cambiar la vida de la gente. Entonces dije, está bien, no me voy a llamar Gran Cometa sino solo Cometa, entonces de ahí nació.

Duré unas semanas para meditarlo, hasta que me di cuenta que tenía madera para esto, que tenía las habilidades, la disposición y dije nada, yo soy Cometa; cada vez que entraba a una habitación y le cambiaba la tristeza por alegría al niño, me decía y reafirmaba que lo era, porque yo aparezco cuando nadie me llama, así son los cometas, pasan cuando tu menos lo esperas. Pero cuando pasa un cometa, ¿qué es lo primero que uno hace? pedir un deseo, y ¿cuál es el deseo más bonito? Yo creo que es ser feliz. Yo creo que las personas nacen, viven y mueren buscando ser felices. Cometa es un ser ridículo, un sujeto, verbo y predicado para mí, un ser que quiere cambiar la tristeza por alegría y que aparece cuando nadie lo llama.

¿Cuáles son tus sueños?
Para mí la palabra sueños es muy importante, a pesar de ser simple, es una palabra complicada para definir. Gracias a Maickel Melamed, que una vez le pregunté y me dijo: “Un sueño es aquello que no es para mí solo, sino que transciende en el tiempo, influye en los demás, no me causa infelicidad, no tiene fecha de caducidad, que te lleva a la realización, un sueño es aquello que me une a tus habilidades, necesidades y compasiones como ser humano, si esas tres cosas confluyen en una sola, ese es un sueño”. Así que determiné que uno de ellos es simplemente impactar, establecer modelos de ayuda, lograr el entendimiento por encima del desacuerdo.

¿Cómo crees que las personas pueden cambiar el mundo?
Creyéndoselo. Parte de los cimientos de la fundación es que uno no puede salir al mundo sin antes reconocer que tú eres la esencia de lo posible, y, ¿qué es ser la esencia de lo posible? Es ver hacia dentro, te das cuenta que tienes un alma y algo que dar. Como dice Einstein “Todos somos genios. Pero si juzgas a un pez por su habilidad de trepar árboles, vivirá toda su vida pensando que es un inútil” porque todos tenemos una habilidad o varias y dependiendo de ellas la gente puede impactar al mundo. Una forma fácil de cambiarlo es viendo la necesidad que hay y preguntarse ¿qué puedo hacer yo para que esto cambie? Y créeme que tu cerebro está programado para responderte.

Cuenta una anécdota
Tuve la experiencia de practicar yoga de la risa con niños sordos, yo no sabía que esperarme, y esos niños no solo se rieron, sino que se carcajearon de la risa, hacían todos los ejercicios, era increíble, hacían la vocalización tan bien, aún a pesar de que ellos no se escuchaban, ahí me di cuenta que la risa tiene un poder ilimitado, de hecho la risa es poder, porque el que domina la risa es una persona noble, bonita, chévere, que quiere simplemente dar su granito de arena e inspirar a otros a reír.

¿Qué les dirías a las personas que necesitan motivarse?
Una persona tiene que ser libre de amarse, odiarse, alegrarse, entristecerse, debe tener la libertad de experimentar ser el eslabón más débil como el más fuerte, debe experimentar de la pobreza para entender la riqueza, darse el permiso de vivir. Parte de quererse a sí mismo es verse al espejo interno y preguntarse lo siguiente: ¿quién soy yo para juzgarme? ¿quién soy yo para no ser feliz? y ¿por qué motivo no me respeto? El cerebro nunca te va a dejar de responder. Cuando te hablo sobre hacer el ridículo, es una campaña diaria, porque hacer el ridículo es la pócima mágica o el secreto más oculto, pero más visible de la felicidad. Cuando uno hace el ridículo puede transformar lo que no le gusta en algo que te cause gracia, cuando te atreves a hacer el ridículo, te atreves a hacer algo distinto, y no lo digo yo, lo dicen las mismas personas que han hecho el yoga de la risa.

Otro de los proyectos que está cocinando Guillermo junto a otros líderes es “Huellas de risas”, que consiste en llevar a los colegios la práctica del yoga de la risa con el fin de acabar con el bullying y las diferencias sociales. Enseñar al profesorado y que ellos mismos realicen la actividad e ir propagando por todos los rincones del país. Si quieres conocer más sobre su labor o brindar cualquier tipo de ayuda, te invitamos a seguirlo en sus redes sociales:

Fundación LEPO
Instagram: Fundacionlepo
Twitter: Fundalepo
Facebook: Fundación LEPO
Número de teléfono: +58416-1241824
Facebook: Guillermo Otero
Instagram y twitter: Geomwave

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Versión digital

En Video

¿Buscando entrenar? Te brindamos algunos consejos que te ayudarán con el proceso