Política internacional

La crisis sin fin

El creciente número de refugiados intenta ingresar a los Estados miembros de la Unión Europea tras llegar a las costas del mar Mediterráneo o al sudeste europeo...

La crisis migratoria que ha atraído a millones de refugiados a tierras europeas se ha convertido en una situación humanitaria crítica, hasta el punto de afectar las políticas internas de algunos Estados del viejo continente. Recordemos que la crisis migratoria es consecuencia de las drásticas secuelas de los conflictos bélicos que han sacudido al mundo durante la última década, especialmente en Medio Oriente; así como también de las nefasta condiciones de pobreza que se vive en algunos países de África y Asia.

El creciente número de refugiados intenta ingresar a los Estados miembros de la Unión Europea tras llegar a las costas del mar Mediterráneo o al sudeste europeo. Estos ciudadanos, provenientes en su mayoría de países como Siria, Nigeria, Somalia, Irak, Sudán, Egipto, India, Nepal, entre otros; han ingresado por ruta marítima, principalmente a través de Grecia e Italia.
Para los países de Europa afrontar las consecuencias de esta situación no ha resultado una tarea fácil puesto que han tenido que lidiar con el coste económico, principalmente, además del político y social de acoger a la población migrante afectada dentro de sus fronteras. Algunos países ya han adelantado medidas desde sus políticas domésticas, sin embargo también se han intentado buscar soluciones desde espacios de consenso como la Comisión Europea.

Esta situación se ha convertido en el centro del debate de discusiones políticas y económicas, hecho evidenciable en plena campaña electoral francesa.

Recientemente el primer ministro italiano, Paolo Gentiloni, le ha solicitado a sus socios europeos continuar el trabajo común que permita avanzar en las medidas a través de las cuales se intenta controlar el flujo migratorio, ubicar y regular las solicitudes de asilo de los refugiados que siguen llegando a Europa. Asimismo, solicitó la ayuda de ONG´s que puedan colaborar salvando vidas en las peligrosas agua del Mediterráneo. Cabe destacar que Italia ha sido uno de los países más afectado, tal es la situación que Roma ha llegado incluso a barajar la posibilidad de prohibir la llegada a sus puertos de barcos cargados de inmigrantes.

Por ahora la solución se vislumbra lejana en el horizonte, sin embargo lo que sí es seguro es que los países de Europa deben trabajar unidos en un esfuerzo común a fin de intentar mitigar las consecuencia de una crisis que por lo pronto parece no tener fin.

Añadir comentario

Haga clic aquí para publicar un comentario

Versión digital

En Video

¿Buscando entrenar? Te brindamos algunos consejos que te ayudarán con el proceso